dolor agudo y dolor crónico

El dolor es un mecanismo de defensa que nuestro cuerpo utiliza para protegerse. También es una señal de advertencia de que algo anda mal.

Desafortunadamente, el dolor es parte de la vida, desde las rodillas cuando nos caemos hasta los dolores de cabeza y la artritis. La pregunta es, ¿Cuándo consultar a un profesional? ¿Cuánto dolor es suficiente para buscar ayuda? Aquí es donde resulta útil conocer la diferencia entre el dolor agudo y crónico.

dolor agudo
dolor agudo

El dolor agudo

El dolor agudo es de corta duración, generalmente entre 3 y 4 meses, generalmente es causado por daño en los tejidos blandos, como un esguince de tobillo o un corte. El dolor desaparece gradualmente a medida que se curan los tejidos lesionados. El dolor agudo es distinto del dolor crónico.

El dolor crónico

El dolor crónico dura más de tres meses. El dolor puede empeorar progresivamente y volver a persistir de forma intermitente, durando más que el proceso de curación habitual. De acuerdo con las ideas convencionales sobre el dolor, después de que el tejido lesionado se cura, se espera que el dolor se detenga una vez que se trate la causa subyacente. “Sin embargo, el dolor crónico puede persistir después de que las lesiones se hayan curado sin una causa biológica aparente”.

Los dolores crónicos más comunes incluyen dolor lumbar, dolor de cabeza y dolor artrítico. El dolor crónico puede causar un trauma psicológico y emocional significativo y, a menudo, limita la capacidad de una persona para funcionar plenamente.

El dolor no tratado puede interferir con el proceso de curación al afectar el sistema inmunológico. En los casos de dolor de espalda, la incomodidad puede impedir el proceso de rehabilitación al interferir con el ejercicio y aumentar la angustia psicológica. El dolor de espalda crónico tiende a ser crónico, especialmente en casos de cirugía de espalda que no han ido bien o los nervios están comprometidos.

El dolor y la quiropráctica

Los quiroprácticos atendemos tanto el dolor agudo como el crónico. Los ajustes quiroprácticos pueden ayudar a controlar el dolor crónico. Para abordar los síntomas del dolor crónico, como la inflamación y la tensión muscular, los quiroprácticos analizamos, detectamos y corregimos las subluxaciones del sistema nervioso, un proceso no doloroso y sin invasión quirúrgica o instrumental.

Antes de realizar cualquier ajuste, en Mediterráneo Quiropráctica le haremos un examen físico, así como algunas pruebas para ser específicos en los ajustes. Una vez realizado el análisis ,  desarrollaremos y le presentaremos un “plan de cuidado quiropráctico”.

En Mediterráneo Quiropráctica estamos  para ayudarlo a vivir su vida de la mejor manera, sin dolor, restricción articular ni disfunción articular. No asuma que el dolor desaparecerá por sí solo. 

Os dejamos este vídeo con Sara Crespo  de Quirosasun y Soraya Delgado de Mediterráneo Quiropráctica donde lo explican muy bien. 

Soraya Delgado

Soraya Delgado

Quiropráctica en Mediterráneo Quiropráctica.

¿Te ha resultado útil?

gif-compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp